Si quieres hacer tu ofrenda visita la web desde un dispositivo que acepte Flash.
Créditos
Obra realizada por

Desde su más tierna infancia, Emilio demostró su enorme fe en las comunicaciones interactivas. Se cuenta que, a la tierna edad de 4 años, Emilio ya golpeaba la pantalla del televisor con el bocadillo de la merienda cada vez que aparecía un maléfico robot en la serie Mazinger Z. Cuando sólo contaba con 10 años, Emilio, como si ya supiera del futuro de las comunicaciones inalámbricas, fue sorprendido por el maestro en el recreo cuando sacaba de la cartera el teléfono góndola de su madre con la intención de llamar a su abuela enferma.

Ya de muchacho, el santo Emilio entendió que su camino se abría entre los bits y los baudios, algo que no parecieron comprender sus pobres padres, ajenos a la intensa vida espiritual de Emilio y a sus llamadas por módem acústico a la Santa Congregación de Compuserve en Illinois, cuando recibieron la primera factura de teléfono por más de 25.000 pesetas. No fue este el único escollo de los múltiples a los que el Venerable Emilio tuvo que enfrentarse, destacando entre todos ellos el reto a su fe que supuso el advenimiento de Infovía. Cuentan que el beato Weber, en cierta ocasión, pasó tres días y tres noches de ayuno, y no cejó en su empeño hasta conseguir que su módem (ahora venerado en la Iglesia de San Cisco) culminara la tan ansiada conexión

En plena adolescencia, el santo mártir escribió su famoso brevario-blog místico "IP Server Pro 1.0", en el que en tan sólo diez links describía cómo encontrar sentido a la vida.

Ya con mediana edad, el humilde Emilio, en un momento de debilidad, abrazó la fe de la Iglesia de os Hackers del Séptimo Bit, que abandonó 35 segundos despuúes, al comprobar que el web de esta iglesia exigía el usuario y contraseña de Paypal como prueba de fe y compromiso.

Los útimos años de su vida la dedicó a predicar y convertir a los remitentes de todos los mensajes de spam que recibía, a los que, uno por uno, enviaba un mensaje hablándole de la Fe Verdadera y el Camino a la Salvación.

¡Oh, glorioso San Emilio, mi especial protector!
tú que gozas del ancho de banda ilimitado,
tú que conoces todas las lenguas,
tú que encuentras lo que necesitas,
te pido [PETICION_DEL_INTERESADO]
y ruego por los que todavía tienen que enviar cartas,
llamar por teléfono,
ver la televisión
y pagar por el WIFI.
Aleja de nosotros los popups,
los e-mails no solicitados
y los cánones diabólicos.
Dales también entendimiento a todos los que escriben blogs
y consuela a los afligidos por las compañías telefónicas.
AMEN
Envía tu URL y recibe la bendición de San Emilio.


Recibirás los iconos exclusivos con la bendición de San Emilio Weber para tu web.
Tal día como hoy, en 1995, el primer extranjero, Françoise Pourtont llegó a Nigeria con el objetivo de recibir una suculenta comisión por intermediar en la venta de los diamantes del depuesto presidente Theodore Spamalot. Sus familiares todavía lo buscan
Tal día como hoy, en 2005, falleció el insigne investigador Jordi McLuhan al caer por la terraza de su casa cuando buscaba, con el portátil en volandas, la señal WIFI de su vecino.
Un día como hoy, en el 2005, Jack Wilson, veterinario de Londres, fue demandado por un cliente por negarse arreglar su ratón inalámbrico.
Tal día como hoy, en 2002, Ernesto Simplón, comenzó a navegar por internet con flotadores y manguitos. A día de hoy persiste en su decisión de no morir ahogado y mantiene un blog diario.
El 17 de Marzo de 1932, el visioario uruguayo Riki Pedia inventó la bola de ratón, ante el desconcierto y el desdén de sus compatriotas que obviamente no le vieron la gracia al asunto.
Tal día como hoy de 1910, murió el viajero e historiador catalán Josep Prat i Pod, tras dedicar los últimos 40 años de su vida a recopilar en sus magma obra titulada "La sinfonía universal" un profundo estudio sobre el número de vocales y consonantes contenidas en más de 25.000 canciones de todo el mundo.
Un día como hoy de 1510, el italiano residente en Burgos, Ascelsio Vitino consiguió realizar, enteramente con maderas y sogas una máquina de escribir, accionada por caballos y molinos de viento, que causó la risa de sus vecinos y su encierro por la Inquisición